jueves, junio 08, 2006

LOS FUNERALES DE LA MÁS GRANDE

Ay, por Dios, qué pestazo a funerales.
Podrido se ha el Tomate y Salsa Rosa.
Qué rancio el A tu lado y Ana Rosa
y no me digas tú los especiales...

La más grande se ha muerto y sus rivales
la velan desmayadas, y, llorosa,
Chipiona se levanta, fervorosa,
clamándola con guapas imperiales.

Jesús, qué empacho de ole y de ignorancia,
qué morbo da la lágrima de Ortega,
qué noche de Rosario y trashumancia.

El alpha no respira sin su omega.
Qué espanto que se vuelva extravagancia
el fin que nos iguala cuando llega.

2 comentarios:

Caperucita Lorca dijo...

Vaya, vaya. Tío, que no puedes poner blogs como éstos al alcance de mis dedos. Acerca del comentario de las vacaciones... y de lo de "a los niños que los aguanten sus papás y mamás o, en su defecto tía play"... lo puedo colgar en el tablón de anuncios de cierto IES... Pero no lo haré, que conste!! jaja. Yo, como no me doy por aludido... xDDDDDD. Pero debo decir que lo de tía play puede causar retortijón de estómago. ¡Es buenísimo!

Querido y admirado amigo, veo muy prontito una editorial detrás de ti. Ojalá un día esté de paso por una librería y me tope con tu cara en la portada de algún libro. Y después me lo firmas en plan "fan incondicional" jijii. Eso que presentaste en Tenerife está genial, ¿por qué no me lo habías contado?. Me hubiese gustado ser conejillo de indias en ese proyecto.

Te deseo lo mejor en la docencia, sé que es duro, pero por favor (que todos cierren los ojos) no te conviertas en un Plata. Sabes que tu metodología gusta y que esos toques de humor facilitan el aprendizaje. Es verdad que muchas veces pasamos olímpicamente de los profes, pero eso es ley de vida. Jaja... Yo puedo rescatar millones de momentos estelares, pero aquella vez que contabas aquello de: "¡A MI PRIMA NO LA INSURTEEES!" o el día que tocó hacer un ejercicio cargadito de eufemismos... es inolvidable.

He de decir que (sobre todo a mitad de curso) deseaba que llegase la hora de lengua más que la del recreo. Bueno, a ver si nos entendemos, porque el bocaiiillo de las once no me lo quita ni Neruda, ni Chile, ni su santa madre.

Gracias por enseñarme tu mundo y sacarme a flote del mío (en Arganistán todavía hay gente que piensa que el sol gira alrededor de la Tierra).

Gracias en general por todo (coño, parece esto una declaración de amor). Y que yo no soy tonto, sé de qué va el mundo... y también sé que me quedan tropecientas cosas por aprender. Sé que haber escrito 4 poemas como quien dice no me sitúa por encima de nadie. Pero creo que me ayuda a ser persona, y eso es lo más importante.

Qué quieres, chico, si hoy estaba sensiblero y necesitaba expresar mis sentimientos... jajaja.

Ya no te doy más la brasa, que para eso tía play se dió de baja. Un abrazo, de poeta a poeta.

José Mari dijo...

Querida Caperucita, caramba, qué palabras tan bellas me has colgado en el blog. Te las agradezco con toda el alma, sobre todo las referentes a las clases. Yo no puedo vivir sin reirme, y si tengo que hacerlo de la lengua, de la literatura o de mí mismo, pues me río, y punto pelota, que diría aquella ordinaria que gana más con Ana Rosa que lo que yo ganaré educando en toda mi vida.
NO te preocupes, no me convertiré en plata ni de ley ni de delito ni de nada de nada. Chicos como tú hacen que mi trabajo se haga cada día más fácil y agradable.
En cuanto a lo de la editorial, la cosa está complicada. La poesía, ya se sabe, no está al alza y las editoriales no arriesgan con gente nueva. No obstante, seguiré intentándolo.
Un abrazo !!!!!