sábado, marzo 10, 2007

ESPÉRAME


No te suicides como de costumbre
y espérame
aquí
hasta que vuelva
Barakat




Los años volaron entre bares,
hojas de tilo, mercadillo y chocolates.
Los vientos escribieron el destino
con el agua de las fuentes,
quizás hoy secas,
tal vez sustituidas por un aparcamiento
que acabó comprando sus palabras.
Y tú quedaste atrás con mis anhelos
porque el presente
es la mayor falacia de la vida.
Fuimos perdiendo a cada paso
el whisky con dos besos de los martes,
la rosas melancólicas de mayo
y la suerte de estar juntos para siempre.
El tiempo mata lo que puede
y lo que no, se va muriendo en la memoria
como el hielo se deshace en una boca,
despacio, con la soledad infinita
de la pérdida.
Aunque no quiera matarte
intentas suicidarte cada día
en busca del silencio de los justos.
Pero no bebas de mi olvido, amor,
ni huyas a través de mis recuerdos.
Aguanta un poco más,
sólo una vida,
y espérame allí,
ayer,
hasta que vuelva.

2 comentarios:

Caperucita Lorca dijo...

Qué poema tan bueno. Por su belleza, por su calidad, por la riqueza de valores que deja flotando y, por supuesto, por ese final que tanto me ha gustado. Congratulations.

Anónimo dijo...

Preciosa foto del faro con la gaviota.

De donde es al foto ???

Abrazos