domingo, enero 18, 2009

SESIÓN GOLFA


Dentro de unos años,
cuando se haga la película,
apareceremos más guapos que ahora.
Pondrán música cada vez
que nos besemos
y nuestro hijo será
un negrito encantador,
listo, y sus palabras inocentes
cuestionarán todo el sistema.
Hasta entonces
nuestra dignidad no habrá sido escrita,
tus penas serán pasto de lo inconcebible
y yo no podré salvar
a este niño famélico
que apenas puede
perseguir a los ratones.
Algunos preferirán el libro,
otros, la versión cinematográfica.
Yo preferiría no haberlo visto nacer
para no tener que enterrarlo.


“Hijo, no te acerques
demasiado a la verja”.

Si alguien
nos está inventando,
nos está escribiendo ya,
bajo techo, sin frío
y con la conciencia tranquila,
que diga que lo quisimos más que a dios,

y no pudimos salvarlo del hambre.

7 comentarios:

Cuquita dijo...

¡¡¡Qué preciosidad!!!Últimamente tus poemas son incluso más bellos que antes.
Son una maravilla,a cada cual,mejor.
Es estupendo entrar a tu blog a leerte.
Un beso.

Victoria dijo...

Evolucionas como poeta. Comienza a ser evidente la diferencia entre los poemas de tu libro y tu producción actual. Diría más: también la prosa ha experimentado un avance en la misma dirección.
Creo que el compromiso de un poeta con esta sociedad tan convulsa es deseable. Tú pareces haber iniciado ese camino. O, al menos, es lo que yo creo percibir.
Un saludo.

Xisco dijo...

Hola Chema, somos Víctor, Xisco y Maca. somos amigos de Alberto Santana, sus vecinos del Chaminade. Nos ha encantado tu poema, nos ha parecido increíble, te narro la situación actual: Estamos en la habitacion 523, es la de Xisco, Alberto está con el dueño del cuarto sentado, fumando como un descosío! Víctor está en silencio, pensativo en el sofá verde, viejo y roto que Xisco encontró en el pasillo y yo (Maca) estoy contándote el panorama. A las 0:00 decidimos subir al cuarto de Xisco después de que yo tocara la guitarra al lado de la sala de periódicos y ahora mi música ha sido sustituida por una infinitamente más inspiradora, la amiga y compañera Chavela Vargas nos lleva acompañando toda la noche mientras compartíamos tabaco de cereza chupando una cachimba y con ello compartiendo gérmenes, algo que Xisco cree que nos hace más fuertes. Alberto dice que los niños pobres están inmunes y los pijos están siempre enfermos por sobreprotección, él es así y así le queremos. Hablabamos del amor y demás miserias de la vida, y tras conversación y divagaciones Alberto mencionó tu nombre, el caso es que entramos en tu blog, leímos Sesión Golfa y hasta aquí puedo leer, nada más ha surgido hasta el momento, quizá si en otro tiempo volvemos a un punto similar, regresemos al sentimiento que nos hice contarte nuestra noche. Un abrazo, un placer.

José Mari dijo...

El placer es mío. Cómo me recuerda lo que me cuentas a mis años de colegio mayor, también con esos caramelos de cereza (y de otras cosas sabrosísimas). Si encima está por ahí también la Vargas, me echo aquí mismo a llorar de melancolía y tiempo pasado. Gracias por pasaros y dejar vuestro comentario. Un abrazo a todos. Que sigais disfrutando de esta noche y de estos años. Se van enseguida.

Camille dijo...

Maravilloso Blog, y precioso poema. Triste, pero precioso. Y duro, muy duro...

Saludos

Victoria dijo...

¿Qué te ocurre? Desde enero sin escribir un solo poema me parece mucho tiempo. Precisamente ahora que creía ver una nueva dirección en tu producción... se corta.
¿Ni siquiera 'tu Angelina' es capaz de sugerirte un triste pareado?
¿O es que tienes otras 'distracciones' y el blog ha pasado a ser secundario?
Un saludo.

José Mari dijo...

No, Victoria. En absoluto. He estado liado con conferencias, presentaciones de mi libro Oposiciones a desencuentro, charlas varias y preparando lo que puede ser el segundo libro.
Actualmente trabajo en el tercero. No he dejado de escribir. En breve actualizaré esto. Gracias por tus palabras