jueves, abril 12, 2007

CIEN AÑOS DE SOLEDAD




Todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre
y para siempre, porque las estirpes condenadas a cien años
de soledad no tenían una segunda oportunidad
sobre la tierra.

García Márquez



No volverás a verme alzar el vuelo
ni ser la luz del sol de tus caminos.
Mi casa, devorada por la sombra,
se calla con las voces de los páramos.
Tampoco volveré a coger tus sueños
por los alrededores de Macondo.
Tus ansias, dolorosas y lejanas,
se irán perdiendo entre palabras malheridas,
como el destino ahoga el eco en el ocaso.
Seremos siempre efímeros
cual beso,
una derrota,
lo imposible.
Mi corazón, tu tempestad,
suman cien años de suturas.
La lluvia en un rincón, mi soledad,
sobre la tierra irrepetible.

5 comentarios:

Caperucita Lorca dijo...

La soledad de sentirse solo... qué triste es, y qué importante.

Gracias por seguir deleitándonos los días.


Hoy es 14 de abril, y como sabes, estoy nostálgico. Snif, snif... Como dice Sabina, la Leti nos traerá la III. Jejeje, un abrazo en la distancia.

José Mari dijo...

Gracias, caperucita. La primavera, que descontrola los ánimos. Aún así, la nostalgia está para vivirla y disfrutarla. Y para sacar de ella lo mejor de nosotros. Es muy productiva, artísticamente hablando. A ver cuando nos cuelgas un poemilla o un cuento. Un abrazo.

nán dijo...

Un buen poema, José Mari. La nostalgia es un sentimiento de los nobles.

Caperucita, por fin encuentro a alguien que se acuerda de qué día es hoy.

La Segunda República fue una etapa gloriosa por lo que trajo de decir no a los poderosos de siempre. El pueblo y parte de la burguesía se unieron para pensar en los españoles, y no en una idea de España que consiste en que unos cuantos viven bien.

Es el espíritu de esa República lo que defiendo. No un "reglamento". ¿De qué me serviría a mí una III República en la que los todopoderosos, controlando la mayoría de los medios de comunicación, pusieran a Rajoy como Peesidente de Gobierno y a Aznar como Jefe de Estado?

Por ese reglamento no sufriré desdichas, como las sufrí cuando luche por el reglamento de la democracia desde una dictadura.

Abrazos tricolores.

Vivan los españoles y los habitantes todos de este mundo.

Miguel Marqués dijo...

Ponnos en las Playas lo que te estás leyendo ahora, o ese poemilla que sin esperártelo te escurrió una atragantaera del cuello. ¡Yo lo quiero como agua de mayo, con hielito picado y una poca de mojo en plan Bloody Mary!

Caperucito Lorca dijo...

Ya que no nos cuelgas nada nuevo, y con todo el estupor causado, he vuelto a leer TREGUAS, un viejo poema colgado en este mismo blog.

"Son ese paréntesis de vida..."

Espero que te vaya todo bien en esta recta final. Ánimo, ya queda menos... jejeje. Saludos.