miércoles, junio 06, 2007

La rosa roja de los naúfragos

Para Alba y Caperucito, por sus ánimos en estos tiempos cansados.



La rosa roja de los naúfragos
crece, perdida,
en los cabellos del tiempo.
Las huellas han borrado su camino
y vuelan los ojos
con sus alas mojadas.

Somos lo que perdimos,
y cada letra en nuestras manos
nos habla de tanto paraíso
distinto al de la compañía
que cualquier rincón de la tormenta
suena como sueñan las gaviotas.

Esperarte en el olvido
sin la prisa del semáforo,
al acecho de un cachito de tu sombra,
en busca de una pista jeroglífica,
una gota sin mar
un roce viudo,
esa nostalgia.

3 comentarios:

Caperucito Lorca dijo...

Vaaaya. Con dedicatoria
y todo. Me moló la imagen del cabello del tiempo. Y el toque final también.

Hará cosa de un año que me iniciaste en esto, y no sabes cuánto me alegro. Feliz junio.

PD: ¡¡que ahora soy caperucitO!!

Miguel Marqués dijo...

La rosa roja de los que naufragan yo la secaría sin muchos miramientos y la trasplantaría luego a un tiesto, aunque no haya ninguno nuevo, aunque sea uno viejo y medio rajado.

Con un poco de suerte, en cualquier esquina con sol pero también tormenta, terminará prendiendo. Al final, según creo, invadiría todo, el mar y los cabellos.

neu dijo...

estoy contenta porque me he encontrado con estas líneas. espero que escribir para ti sea algo más que esporádico. saludos, gracias por tu buen gusto, buen verano y no te olvides de los que te seguimos por estos caminos