domingo, abril 06, 2008

LA ÚLTIMA CANCIÓN








Siempre supimos esperar
la última canción de los veranos,
aquellas en las que la madrugada
paseaba con rebeca por el tiempo
y el mar iba apagando sus fervores
en la calma azul de los septiembres.
La luz se tuesta y oscurece
cualquier rincón de la mirada,
y año tras año, frente a frente,
las manos se entrelazan al otoño
y las músicas se pierden
en el vacío de los apartamentos,
en las terrazas lloradas por la ausencia
y el temporal de la felicidad herida.


Volverán, dices, los días
sin horas a la orilla de la cama
,
pero las golondrinas serán otras,
igual que agosto en tu semblante,
cuando traiga tus besos
y escape con tus besos
para siempre,
o las olas rotas de mis dedos
en tu pecho ignoto y familiar,
conocido y olvidado
para siempre.
Perderemos la inocencia,
la edad recuperada,
la tersa piel de la quietud
y el viento de poniente.

Es la última canción,
el último paseo,
la última caricia del verano.

Siempre supimos esperar.

Aprenderemos.

11 comentarios:

Cuquita dijo...

¡¡¡Qué maravilla de poema!!!Como me entristece que se acaben los veranos,porque es señal de que te vas de nuevo,después de dos meses.
Ahora,ya cuento los días que quedan para que te den las vacaciones y estemos una temporada larga disfrutando de los paseos por la playa,del Club y sobre todo,de tu compañía.
Un beso ajarracucado.

Caperucito Lorca dijo...

Ostras, qué delicia tan bien elaborada.

Rocío dijo...

Un precioso epílogo. Ya hablaremos.

(Cuquita ha olvidado evocar el perapiña, jaaaaaaaa)

Un beso

José Mari dijo...

Gracias a los tres. Bueno, no sé si epílogo, pero formará parte del próximo libro. Acabándolo estoy, queridos.
Saludos a todos.

hm dijo...

joder... qué bonito... me has dejado sin palabras

Cuquita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Miguel Marqués dijo...

Estos versos de finales de verano, madre mía. Y en Melilla, pues madre más (en lanzarote como que se pierde la perspectiva. es algo que tampoco funcionaría en mi república dominicana querida: no se les erizaría un vello. tiene tanto que ver con la llegada del frío como con el fin de las vacaciones, no?)

Un abrazo de primavera madrileña suspendida a puñetazos entre el invierno y el verano :)

Mari Cruz dijo...

Querido Jose Mari, siempre es un lujo regresar a la claridad de tu voz.

Un fuerte abrazo.

Mari Cruz

Leo dijo...

Compartimos muchas cosas:
- He sido Canario durante cinco años, mi mujer es de Tenerife.
- Nos gusta la poesía, leer y escribir, aunque veo que tu escribes mejor que yo.
- Le has puesto a tu post la misma música que yo he puesto en uno mío.
- Ambos tenemos nuestro primer libro.

...pero sobre todo tenemos una gran amiga: Mari Cruz Agüera.

Un saludo

José Mari dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
The Dark dijo...

hablarás del verano, como dicen algunos, pero para mí es un declaración de amor y de sentimientos increíbles. Encima esa música de fondo.... Se t encoje el corazón y no deseas que se acabe el poema.