lunes, mayo 11, 2009

DEDAL



Guardo en una caja de cartón
una carta amarillenta de tercero,
una goma mordida, algunas fotos
y el dedal que olvidaste en un pupitre.
Es inevitable.
El olor a joven de esta caja
me ha recordado el destino
de los amores oxidados,
marchitos, como el pétalo de un libro,
como la vida misma…

Tu beso anaranjado
cayendo en el dedal de mi memoria.

4 comentarios:

hm dijo...

Se echaba de menos que actualizaces... y da gusto que lo hagas con esta maravilla... me ha encantado (como es habitual).

Cuquita dijo...

Recuerdo esa caja de la que hablas en el poema y esos años de cuando éramos pequeños,entre muñequitos de goma y juegos de consola.
Me ha encantado el poema y también el dibujito que lo acompaña.
Besos.

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Hola, ha sido una grata sorpresa encontrar esteblog tan lleno de magnífica poesía, un abrazo.

Mode dijo...

Maravillosa y traicionera memoria. Yo le he dado tantas vueltas al pasado nostálgico que es imposible seguir viviendo sin saber quienes fuimos y los actos que nos hicieron tal como somos.
Felicidades Jose María por tu viaje a un pasado de cartas amarillentas y recuerdos guardados en el cajón de un pupitre.