martes, noviembre 22, 2005




De un amor entre dos vientos
nació Melilla.
Humedades de levante.
Empujes de poniente.
Los genes de los cielos
por sus venas.
Del roce de los cuerpos,
arena enamorada.
Del beso y el sudor,
el mar y su saliva.

2 comentarios:

Miguel dijo...

Chaval,una pasada. Vaya mano tienes con el bic ;)

José Mari dijo...

Gracias, Miguel. Un abrazo.