lunes, noviembre 21, 2005

Nostalgia

De noche todo gira
en torno al tiempo de los antes,
al sueño despertado sin piedad
y con crudeza.
Entonces fue ilusión a contratiempo,
carcajada de envite,
terso abrazo del valiente.

Ahora, cuando el té sabe a otro té,
no es cobarde esta nostalgia,
ni siquiera lo es el frío o la distancia
a las tres de la mañana.

Es esa tristeza diminuta en los ojos.

Una sonrisa herida.
Otra madrugada lejana

1 comentario:

Neu dijo...

« No acepto valentías ni sus contrarias, sin embargo soy nostálgica desde antes y hasta después. Doy sorbitos al té y admiro su obra. Le espero en otra madrugada lejana. »